martes, 27 de febrero de 2018

713avo Amor - A Veces El Dolor (Experience Records 1993 / Compañía De Sueños Ilimitada 2003)

Las primeras noticias que me llegaron del primer disco largo de 713avo Amor decían que se iba a llamar ABC Del Dolor, lo que me pareció un título excelente. Aún así cuando, recién editado, lo encontré en Discos Harmony me pensé bastante el si comprarlo o no. El título correcto era el más poético A Veces El Dolor, el acento andaluz de Carlos Desastre bien podía haber propiciado el equívoco del periodista que redactó la media página que les dedicaba el Rockdelux hablando del grupo y su, por entonces, futuro primer disco. Este “cambio” de título me dejó algo decepcionado, perdía contundencia el asunto y me asaltaron dudas. No sé cuánto tiempo lo tuve entre las manos, mirando alternativamente portada y contraportada, ambas sin ninguna información, como si estuviese convencido de que en breve iba a desarrollar el superpoder de ser capaz de percibir a través del tacto el murmullo de la música que habitaba esos surcos.
Así que allí estaba, con el disco entre las manos y en la cabeza mi pequeño montón de pros y contras. Al ligero chasco que me había llevado con el asunto del título del disco se unía, como ya comenté por aquí hace tiempo, que las escuchas del single que lo precedió, que sí que compré sin ninguna duda en cuanto salió a la venta, no me habían hecho del todo feliz.
Por el lado de los pros pesaba la pegatina de la contraportada en la que podía leerse “incluye single”, regalo que solo iba en las primeras copias a la venta, junto con que de la edición se había encargado Experience Records, y tengo aquí que abrir un pequeño paréntesis para explicar esto último.
Ya hacía tiempo me había comprado Miel, Nube, Hiel Ep de Silvania, también editado por este sello, y no tardé en darme cuenta de que la dirección postal de Experience Records coincidía con la de Discos Harmony, con lo que me pareció lógico pensar que aquel señor con bigote, de muy pocas palabras, que ocupaba con gesto serio su lugar detrás del mostrador en mi tienda de discos favorita de Valencia seguramente también fuera el capo de Experience Records, y yo quería llevarme bien con él y de alguna manera agradecerle que su tienda existiese, porque, aunque en cada una de mis visitas, apenas intercambiábamos cuatro palabras de cortesía, yo sabía a lo que iba y él sabía que yo sabía a lo que iba, aquel hombre tenía la mejor tienda discos que yo podía imaginar en aquel entonces y me encantaba ir allí cada vez que juntaba algo de pasta, traspasar la puerta, qué feliz era allí dentro, y gastármela toda sin ningún remordimiento, para luego volver lo más rápido posible a mi habitación de residencia de estudiantes para echarme en la cama y ponerme a escuchar música. Comprar sus ediciones era a mi entender la manera correcta de mostrarle toda mi gratitud.
Al final la decisión fue la acertada y me llevé el disco a casa. Echado en mi yacija, con el insert en las manos para ir siguiendo las letras, sonó A Veces El Dolor, la canción que abre el disco, y si las palabras ya me iban dibujando una mueca de satisfacción lo que me acabó de fulminar la cabeza, mas o menos a los cuatro minutos de puesto el disco, fueron las guitarras, maquinas que socavaban una caverna de la que de alguna manera inexplicable emanaban los lamentos de una muchedumbre de almas que penaban, un coro de voces viejas, sabias y cansadas, voces que eran crujidos del viento y gritos de la tierra. Cuando acabó el tema tuve que levantarme, alucinado, a ponerla otra vez. Y la segunda vez ya no tuve inconveniente en dejar avanzar el disco, escuchando como el mundo de 713avo Amor se desplegaba majestuoso, inasible, feroz, hermoso, en constante y brutal expansión. Haciendo añicos límites y convenciones, excediéndolo todo, quizás como solo antes lo habían hecho con el rock de este país Mar Otra Vez y como lo hicieron mas recientemente los Billy Bao de Dialectics Of Shit.
Diez años después de la edición en vinilo llegó su reedición en cd, con el añadido de cuatro temas hasta el momento inéditos grabados en las mismas sesiones de enero de 1993, para fijar la idea original del disco que, según reza el libreto, diez años atrás quedó mutilada por problemas de espacio, tiempo y dinero. Solo por poder escuchar todas las veces que uno quiera En Un Mar De Penas, parece ser que fueron muchas las canciones de 713avo Amor que nacieron al piano aunque esta sea la única que lo conserva en el resultado final, la edición en barato policarbonato de plástico me parece más recomendable que la realizada en, el ahora considerado noble, policloruro de vinilo.
En este disco 713avo Amor fueron Emilio Salvatierra, Antonio López Acien y Carlos V. Desastre con la colaboración de Albert Meagle, que ya no figura como miembro oficial del grupo aunque pone su guitarra en un buen puñado de temas, y de Salva Alemany en los coros de Cielo Bajo Tierra.



sábado, 23 de diciembre de 2017

Los amigos de Corcobado en 10 canciones... o alguna más.


Para ir terminando con lo que iban a ser unos tres meses dedicados a músicos que en algún momento de su trayectoria se les hubiese relacionado con Javier Corcobado, y que se ha ido alargando en el tiempo fruto de mi vagancia y de no querer dejar en el tintero discos que considero imprescindibles, vamos a hacer un repaso rápido por una decena larga de grabaciones, casi todas de adquisición en estos últimos años, a las que todavía le quedan por dar muchas vueltas en mi reproductor para llegar a hacerlas mías, y descubrir y disfrutar todos sus recovecos, y que por lo tanto, todavía me garantizan innumerables horas de placer para mi alma y mis sentidos. De cada una de ellas selecciono una única canción, casi siempre mi favorita a día de hoy, pero también usando el criterio de tratar de dar cierta coherencia a lo que podría ser la cinta, si nada hubiese cambiado desde mi juventud, que habría grabado a cualquiera de mis amigos o que me hubiese hecho para bajar a aquel viejo Renault 9 heredado de mi padre cuando todavía ahorraba para poder ponerle un reproductor de cd. Así queda la cosa, dejando claro que ninguno de los músicos que aquí aparecen tienen ya nada que demostrar, pero todavía muchísimo que ofrecer.

NOTA: Al final del post están todas las canciones en una bonita playlist, para poder escucharlas todas del tirón, sin tener que levantarse para darle la vuelta.

Vamos A Morir - Yecto. Extraída de Vamos A Morir (Por Caridad Producciones 1992)
Me lo compré a finales de 1992 en discos Harmony, tienda hospedada muy cerquita de la Plaza de Toros de Valencia, en el Pasaje Dr. Serra. Formato cd porque en aquellos tiempos los compactos hacían valer su mayor minutaje sobre el vinilo y la inclusión de temas extras, seis en este caso, parecía justificar su mayor precio. Aunque como ven el disco no es de reciente adquisición, Yecto nunca puede faltar en una selección mía de canciones favoritas. Esto es lo que yo entiendo por una enorme canción épica. El trío formado por los hermanos Javier y Nacho Colis, y Julio Jara dejó de funcionar después de este, su segundo disco.




José Luis Moreno-Ruiz Y La Enfermería Eléctrica - Beso Negro. Extraída de En La Enfermería Del Postre (Triquinoise Producciones 1996)
Comprado también en su momento, creo que directamente a Triquinoise, no me acuerdo bien. Segundo disco de José Luis Moreno-Ruiz, esta vez dándole nombre al grupo de músicos que lo acompaña. Son casi fijos en La Enfermería Eléctrica, según aparece en los créditos de cada una de las canciones, Nacho Laguna, Javier Almendral y Nacho Colis. Entran y salen Ajo, Javier Corcobado, Germán Sánchez, Justo Bagüeste y alguno más. Elijo Beso Negro porque estamos en época de amor, generosidad, tradiciones y cenas de muchas calorías. No ha vuelto José Luis a grabar un disco completo a su nombre, aunque sí ha colaborado con su honda voz en los de alguno de sus amigos.




Javier Arnal - Eva, Caín Y Abel. Extraída de Canciones Defectuosas (El Muelle Records 2016)
Desde mi retiro en Fuerteventura, hace 15 o 16 años, son ya pocos los discos que compro en tiendas en comparación con los que voy pidiendo por correo. En febrero de 2016 llegaron estas Canciones Defectuosas. Javier Arnal andaba casi desaparecido desde su participación en Editor De Sueños, pero entre 2013 y 2014 grabó las canciones que conforman este disco. En un principio no pensaba incluir ninguna de sus canciones en este repaso porque este disco tendrá pronto su propia reseña en este blog, pero claro, tampoco soy yo nadie para privarlos a ustedes de esta historia narrada a ritmo lento de exótica y pantanoso regusto antillano. Vudú para mis sentidos.




El Corsal Desastre - Nuestro Telediario. Extraída de Radio Ensueño (Compañía De Sueños Ilimitada 2002)
En casa desde febrero de 2016, encontrado en la librería Eleutheria de Madrid. Es la segunda referencia de El Corsal Desastre, la aventura en solitario que emprendió Carlos Valverde, mas conocido como Carlos Desastre, una vez asentado en Azkoitia y fundada la Compañía De Sueños Ilimitada. Edición en formato librido, uno de esos neologismos que le gustaba crear. Se abre con Nuestro Telediario, quince minutos de ruido para destapar nuestra distopía con ese letal "ya no podemos parar la máquina... la máquina de matarnos". Después llegaría otro disco con Después De Nunca y, otra vez como El Corsal Desastre, el doble Libertad Sin Tierra / Carta Urgente.




Mil Dolores Pequeños - Como Las Demás. Extraída de Opio (Por Caridad Producciones 1988)
También llegó a casa en febrero de 2016. Javier Piñango ya no estaba en el grupo, aunque participa en labores de producción, y Mil Dolores Pequeños queda reducido a dúo con Ajo y Javier Colis a los mandos. Pero traen refuerzos, Nacho Colis, Susana Cáncer, Markuss Breuss se dejan ver en casi todos los temas del disco. Después de cuatro discos siguen siendo expertos en crear esos caos en los que todo encaja con milimétrica precisión sobre unos textos de astutas conexiones, alto poder estimulante y evocativo y que inducen a la felicidad. Como Las Demás se la pongo frecuentemente a mis hijos. Fue su último disco.




El Corsal Desastre presenta a Dando Amor - En Nuestro Sitio. Extraída de Por El Río Baja La Vida Hacia El Mar (Compañía De Sueños Ilimitada / Noisekontrol 2007)
En abril de 2016 llegó a mi apartado de correos un paquete sin remite con este disco dentro. Carlos Desastre usa el nombre de su antiguo proyecto para presentarnos su nueva reencarnación, aquí se deja llevar a otros lugares por el viento y el agua que todo lo mueve o por el instinto que todo lo sabe o sencillamente por los latidos de su corazón. Y nos deja acompañarle. Un nuevo optimismo y la certeza de que el activismo local es el que hará cambiar el mundo. Después de este disco estuvo muchos años sin publicar nuevas canciones hasta que en 2016 apareció Cartas Sin Tierra Hacia El Mar, esta vez con el nombre de Corsal Amor.




Javier Colis - Una Sombra. Extraída de Nadie En El Espejo (Luscinia Discos 2016)
Llegó a casa en mayo de 2016. Hubo un tiempo en el que la mayoría de discos en los que participaba Javier Colis entraban en casa nada más ser editados. Solo se me quedaron atrás Opio de Mil Dolores Pequeños y El Futuro Ya No Es Lo Que Era, el segundo a nombre de Javier Colis Y Las Malas Lenguas. Así ocurrió hasta 2009, año de edición de Otra Nube. Fue Sarah Vacher a principios de 2016 quien nos hizo volver a nuestra buena y sana costumbre de estar atentos a todos sus movimientos. Una Sombra es de lo más bonito y delicado que ha salido de su guitarra. Después de este disco grabó El Submarinista En El Tejado como miembro de Forastero, y creo que ahora anda trasteando en el estudio con lo que será el próximo disco a su nombre.




Nacho Laguna - Hazme Saber. Extraída de Fugaz (Recordings From The Other Side 2002)
Recogido de mi buzón en junio de 2016. Nacho Laguna decide ceder casi todo el protagonismo vocal en este disco a Maite Yerro, actriz y cantante, intenten ustedes escuchar su extraño proyecto Dejamever. La poesía de Nacho y la voz de Maite parecen haber nacido para encontrarse, la belleza es espeluznante, difícil elección porque Sueños Como Mares y Sonríe me gustan tanto como la seleccionada. Aunque él se encarga de casi todo, vuelve a contar con colaboradores de lujo como Pablo Cobollo, David G. Bonacho, Javier Almendral y Germán Sánchez.




Música Rota - Temo Perderte. Extraída de Azar (Autoeditado 2007)
Fue en noviembre de 2016 cuando contacté con Emilio Herrando a través de facebook para ver si todavía tenía copias de este disco. Tuve suerte. En 1994 Ebria Danza grababan su segundo disco que finalmente no llegaría a ver la luz y un año más tarde los tres componentes del grupo deciden finiquitar la aventura. Años más tarde, en 2007, Emilio reaparece bajo el nombre de Música Rota para editar Azar. Veintitrés canciones grabadas en tres sesiones distintas, en una él se encarga de todo, otra la comparte con los que fueron sus compañeros en Ebria Danza. Después de este disco, el silencio. Temo Perderte.




Nacho Laguna - Ensoñándote. Extraída de Ensoñándote  (Autoeditado 2008)
Encontrado de casualidad en una de las webs de venta de discos más antiestética e incómoda que han visto mis ojos, pero con algunos de los mejores precios que recuerdan mis bolsillos. Era junio de 2017 cuando llegó a casa. Cuando iba a empezar con esto me había dicho que solo una canción por cada uno de los proyectos que quería comentar y siempre del último disco editado, pero otra vez me salto las reglas aprovechando que en la canción anterior cantaba Maite y en esta lo hace el propio Nacho. Se prodiga poco este hombre, ya van para diez los años que lleva sin publicar canciones nuevas.





Vírgenes Adolescentes - Adiós Otra Vez. Extraída de Muda Tu Piel (¡Demonios Que Disco! Records 1998)
Uno de los discos que he buscado con mas ahínco en toda mi vida. Muchas búsquedas en la web y siempre precios prohibitivos, hasta que en julio de 2017 apareció una copia a la venta en discos La Metralleta que pude adquirir sin tener previamente que donar un riñón. En la grabación los únicos miembros oficiales de la banda eran Javier Almendral y Germán Sánchez. Cerca De Ti sobre ese cordón de electricidad temeraria, maravillas recorridas por guitarras acústicas como Adiós Otra Vez y Tres Gotas, las brutales Muda Tu Piel y Naloxona, las parábolas recitadas en Estrella, El Sin - Sentimiento y Pasión Y Noches Húmedas En La Carretera Mojada... mucha tela.




Elcielonumero20 - Medea En Los Altares Nocturnos. Extraída de Eterno Verano Espanto (Autoeditado 2017)
El último de los cuatro discos que han editado Elcielonumero20 llegó a casa a finales de agosto de 2017. Todos los disco de la banda los he ido consiguiendo intercambiándoselos a Sergio Ibañez por otro material sónico. Este y Javi Sanz, ambos fueron integrantes de Ebria Danza, empezaron a operar bajo el alias de Elcielonumero20 en 2008, siempre desde la autoedición. Entre los dos amontonan guitarras, ruidos, samples, cajas de ritmos y acoples, entre otros artilugios, para crear paisajes con la misma fuerza sonora que las imágenes que acompañan sus discos. La naturaleza doblegando la persistente catástrofe humana, haciendo bellos nuestros eternos desechos y nuestros fracasos, y a la vez revelando la fugacidad temporal de nuestros logros. Arrasan con todo.




La Muñeca De Sal - Niágara. Extraída de 8:10 (Malatesta Records 2015)
A principios de septiembre de 2017 llegaba a casa, acompañado de su anterior disco Teología, lo último, por el momento, de La Muñeca De Sal. Cada disco de los valencianos es un paso hacia adelante y las cuatro canciones que contiene no son solo el presagio de que se está cociendo algo grande en el seno del sexteto valenciano. Con un sonidazo que abruma consiguen elevarte los pies un par de palmos del suelo y hacer volar tu mente hasta la estratosfera. En esta ocasión la banda la conforman Sergi Calvo, Sergio Devece, José Juan López, Javier Marcos, Juan Luis Salmerón y Jorge Sasera. Esperamos con ansia su nuevo disco.




Trio Mudo - La Rosa De Mallarmé. Extraída de Poemas Musicalizados De Leopoldo María Panero, Et Alter. Vol. II (Autoeditado 2017)
También en septiembre de este año llegaba a casa el segundo volumen de la tetralogía que Trío Mudo está desarrollando desde que volvieran a retomar este proyecto allá por 2014. Trío Mudo son ahora un dúo, pero hubo un tiempo, que fue desde la disolución de 713avo Amor en 1994 hasta 1997, en que fueron tres. En esta segunda etapa se han quedado solos Antonio Acién y Damián Fernández, que por lo que demuestran en los dos volúmenes publicados por ahora, les sobran arrojo y recursos para retomar la idea inicial de musicar poemas de escritores admirados. Esperemos que sigan con el ritmo de volumen por año y por lo menos hasta el 2019 tengamos garantizados sus elegiacos y eléctricos latigazos.




Y aquí para que puedas escucharlas todas juntas en estas entrañables fiestas mientras recibes visitas de familiares y amigos. Felices fiestas.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Caballero Reynaldo - Monolitos (Hall Of Fame Records 2010)

El primer disco de Caballero Reynaldo que llegó a mis manos contenía tristes noticias, editado en 1995, Clásico Con Twist, relataba en breves interludios situados entre las canciones los avatares más significativos, musicalmente hablando, de este músico, de nombre real Reynaldo Martínez, desde su más tierna infancia hasta aquel fatídico día en el que se suicidó sobre el escenario, poco después de sobrevenirle el éxito masivo que sin duda mereció disfrutar desde mucho antes. La posterior trama de cómo la poderosa Radio Fumatrón trató de explotar la figura del fallecido Caballero Reynaldo, tomándolo como artista de referencia para proyectarlo como modelo para una determinada parte de la población, y que terminó en sonado fracaso, quedó plasmada con todo su intríngulis en el disco pirata Episodios Familiares.
Después, ya se sabe cómo es el género humano, una inexcrutable mezcla de ficción, realidad y rumorología acabaría forjando la leyenda, en la que parece que nadie ha conseguido ponerse plenamente de acuerdo. La versión oficialista que vienen promulgando desde hace unos años la mayoría de medios afines al poder afirma que el Caballero Reynaldo nunca existió, y que toda su historia es fruto de la desbordante imaginación de Luis M. González Martínez, bajista de la tercera formación de Mar Otra Vez y miembro del impúdico trío Amor Sucio, que con sus hábiles dotes de comediante, está última palabra usada en su más amplia acepción, habría creado un fake digno de compararse con aquella Guerra De Los Mundos retransmitida por Orson Welles hace ya casi 80 años. Sin embargo, como pudimos ver hace poco más de mes y medio en el especial que le dedicó Iker Jiménez en el estreno de la nueva temporada de Cuarto Milenio, son bastantes los que creen firmemente que existió, incluso pudimos ver en pantalla quien afirmaba ser poseedor del inencontrable disco que nuestro hombre editó con Me Miro El Ombligo Records en los inicios de su carrera, y dan absoluta veracidad a todo lo expuesto al comienzo de este texto e incluso a la rocambolesca historia que sitúa a Reynaldo como pieza clave de la venganza que Madame Ping Y Pong puso en marcha contra los estamentos de la iglesia católica a finales del siglo XV, tal y como se contaba en Una Historia De Darwin, otro ciclo de canciones del Caballero que vio la luz a finales de los noventa. No son pocos los que peregrinan anualmente al lugar de su supuesto fallecimiento. Tampoco faltan los que niegan su muerte y consideran que el Caballero Reynaldo continúa con vida, escondido, junto a Bruce Lee, en lo más profundo de la China roja, y que es allí donde sigue componiendo y desde donde hace llegar sus canciones al anteriormente mencionado Luis M. González, a la sazón capo de Hall Of Fame Records, discográfica en la que se han ido editando la practica totalidad de las grabaciones que han ido viendo la luz en los años posteriores a la fecha oficial de su muerte, y que según uno de sus más reputados biógrafos, Nicolás Arriaga Agrelo, dejó grabadas en cantidades ingentes antes de su fallecimiento. Incluso los hay que solo atribuyen al Caballero Reynaldo una pequeña parte de las en torno a cuarenta referencias editadas a su nombre, y que acusan a abiertamente a Luis M. González de suplantar al verdadero Reynaldo, para en una ominosa maniobra, con el único fin de lucrarse, hacer pasar sus modestas composiciones por las del genial Caballero.
Ya ven cuán de revuelto está el río, y una vez metidos en él, la única certeza es que cada resquicio de luz, que uno cree encontrar para discernir qué hay de verdad en alguna parte de toda esta historia, ilumina la entrada a un abismo aún más difuso e impenetrable.
Así que no queda más remedio que darse por vencido y pasar a hablar de las pruebas tangibles, esa cuarentena de grabaciones que han ido saliendo a la luz desde el último lustro del siglo pasado hasta nuestros días. En esta larga lista de álbumes coexisten discos con sus propias canciones, una trilogía tributo al gran Malcolm Scarpa, innumerables reescrituras de la obra de Frank Zappa, reinterpretaciones transmutando géneros de discos y autores clásicos en la famosa serie de Los Botijos, repasos a su propia discografía con nuevos arreglos, rarezas, descartes, el delirio medieval que emprendió junto a El Visionario De La Lupa que acabó por dar forma a Los Visionarios, y también Monolitos... y su hermano Mongolitos.
Monolitos es un caramelo de pop envenenado, que seguramente hubiera saboreado todavía más si no hubiese leído antes de su escucha nada sobre el método empleado para su construcción, maldita manía, mil veces me he dicho deja ya de leer sobre música. Aún con este pequeña pega, la excitación neuronal al escuchar por primera vez las canciones de este disco e ir encontrando los pocos vestigios que quedan de las que las inspiraron, fue mayúscula. Monolitos deriva del primer disco de Ilegales, que nunca ha estado entre mis favoritos de los asturianos porque siempre me pareció un poco carente de fuerza comparado con mis idolatrados Todos Están Muertos y Regreso Al Sexo Químicamente Puro, y de esto se aprovecha Caballero Reynaldo para terminar de virar las canciones al pop y convertirlas a todas ellas en alucinantes cápsulas en cuyo ADN se trenzan con naturalidad una lejana familiaridad con la sorpresa de lo nunca escuchado. Pop con mayúsculas, pegada inmediata y asombro, gracias también a las nuevas letras que se arriman al absurdo cotidiano, inmersas en coros doowop, con mucha gracia y algo mas de un poco de mala uva. Pura efervescencia musical.
Cuatro año después llegaría Mongolitos, las mismas bases musicales que en Monolitos, pero esta vez con las letras que Jorge Martínez compuso para el primer disco de Ilegales. Como se decía no me acuerdo en qué sitio, solo falta para cerrar este cuadrado mágico que Jorge Martínez vuelva a grabar su primer disco, pero con las letras, obra de Román García, que Caballero Reynaldo canta en Monolitos. Algo a primera vista muy improbable, aunque no falta quien ya lo da por hecho para el próximo 2018, afirmando que Jorge Martínez y Caballero Reynaldo (no olvidemos que su nombre real es Reynaldo Martínez) son la misma persona, esgrimiendo como pruebas extrañas piruetas temporales y las crípticas, y ya famosas, palabras que aparecen al final de los créditos de F For Fake, film de 1973 de, otra vez tenemos que mentar a este otro gran ilusionista, y puede que no sea casualidad, Orson Welles.



jueves, 26 de octubre de 2017

La Muñeca De Sal Y Los Profetas - La Muñeca De Sal Y Los Profetas (Sinedin 2013)

Han pasado muchos años, más o menos veinte, desde que La Muñeca De Sal debutó con Ultra-Realidad. Veinte años de trayectoria durante los que, a mi entender, apenas han recibido la atención mediática merecida. Su segunda grabación, Pirueta, sigue siendo uno de mis discos favoritos en la categoría de Discos Por Los Que Nunca Nadie Ha Roto Una Lanza. No facilita las cosas el que siga inédito en el bandcamp del propio grupo, decisión parece que tomada por el cambio de coordenadas, más formales que musicales, que inició el grupo a partir de su siguiente referencia, el ep y punto de inflexión Marina. Desde ese momento casi dejaron atrás las voces, dando mayor protagonismo a sus largos desarrollos instrumentales aderezados con pespuntes electrónicos. Como corría el año 2001 y ya no cantaban, cayeron en el saco del post-rock, aunque ya en Pirueta hacían gala de una basta galería de recursos y argucias instrumentales, con las que envolvían las letras de José Juan López, que han seguido cultivando con el mismo gusto por el detalle, y también el caos, en sus siguientes álbumes.
Pero no vayamos tan rápido, cuando editaron El Objeto Inexistente, allá por 2002, no sabía yo de su cambio de coordenadas. Debí hacerme con una de las pocas copias de este disco que llegaron a Tenerife, y su escucha me causó cierta indiferencia, a pesar de contener temas tan apabullantes como Indalo, que aparecía en el cd extra que se añadió en la primera edición. En aquel momento yo no era muy entusiasta del prefijo post y evitaba la compra de discos de las bandas que en este país se llevaron el gato al agua, como fueron 12Twelve, Balago, Schwarz y puede que Camping, y me limitaba a grabarlos en cinta si algún amigo me los pasaba. Aún así recuerdo defender la propuesta de La Muñeca De Sal en mi pequeño círculo de amigos con gustos más o menos afines frente a la de las primeras espadas que acaparaban los laureles de la prensa especializada, porque si estas últimas bandas nombradas eran la nueva panacea, El Objeto Inexistente, sin duda, estaba a la altura, y ¿qué coño?, porque además les tenía cariño.
Me alegró que años después, su siguiente disco, Geometría, apareciese entre los mejores discos del año según los lectores del RDL, aunque no hubiese entrado en la confeccionada por los periodistas de la propia revista, lo que me pareció todavía más meritorio. Pero a partir de ese momento, a mis ojos, se los tragó la tierra y solo los volvió a escupir cuando se editó en cd este La Muñeca De Sal Y Los Profetas. Fue toda una sorpresa, y luego, una delicia escucharlo. Disco de versiones con 10 vocalistas invitados en el que cada cual eligió el tema que quería cantar, y que a pesar de los orígenes tan dispares de las elecciones, que van desde Gabinete Caligari a Jaume Sisa, de The Beatles al muy desconocido, por estos lares, grupo brasileño Los Hermanos, de Radio Futura a Black, aquel de Wonderful Life, que no paraba de sonar por todos lados a finales de los 80, no solo es absolutamente coherente sino que acumula ciertas virtudes y logros muy difíciles de encontrar en discos de similares planteamientos. A mi parecer, uno de las mayores, es el de hacer que vuelva a escuchar con otras orejas La Estatua Del Jardín Botánico, la que para mi siempre había sido una de las canciones más sobrevaloradas de Radio Futura, y todavía más remarcable es que por fin me abriesen los ojos para que me diese cuenta de que Quasevol Nit Pot Sortir El Sol es realmente la gran canción que no acababa de ver por mucho que me pusiese la original. Hay más aciertos, claro, lo que hacen junto a Senior en El Vell I El Jove simplemente es de traca, bueno, todo son aciertos, dejando la sensación, tras ver los resultados, de que La Muñeca De Sal es un serio candidato a grupo deseado por cualquier autor para que arregle, vista y estruje sus canciones. No en vano Sergio Devece, miembro de nuestro salado juguete desde 2005, ha acabado como bajista fijo de la banda de Corcobado, uno de los primeros en ser invitado a participar en este festín.
Por otra parte, olvidarte en cada escucha de que aquí aparecen cantando Nacho Vegas, Fernando Alfaro y el Sr. Chinarro entre otros, además de disfrutar en la misma medida que con el resto de temas, con los dos instrumentales que abren y cierran el disco, la melancólica Manifesto y la más perturbadora Zelig, no son más que otros síntomas inequívocos que confirman el buen hacer y la autoridad con que se mueven nuestros protagonistas en esto de hacer música. No les digo nada, si se atreven con 8:10, su último disco publicado, que no para de dar vueltas en mi reproductor. Absolutamente maravilloso y adictivo.
En la grabación que nos traemos hoy entre manos La Muñeca De Sal fueron Sergio Devece, José Juan López, Roberto Timón, JuanLuis Salmerón y Sergi Calvo.